(800) 669-5556

Blog

¿Qué hay de malo en mostrar mi recibo de gas o luz?

Este año CUB lleva alrededor de 100 presentaciones en español y en cada una escuchamos las mismas historias de consumidores engañados por familiares desinformados o vendedores inescrupulosos. A medida que empiezo a hablar sobre las compañías alternas veo muchas cabezas moverse hacia adelante y hacia atrás, señal de que saben exactamente de lo que estoy hablando. Así mismo veo la cara de angustia, preocupación y hasta pánico en los consumidores. La incertidumbre los alarma… Y ahora que sé que estoy pagando un precio más alto por mi servicio, ¿qué hago, qué va a pasar, por qué permiten que esto suceda? Aquí es cuando la persona se da cuenta de las consecuencias de sus acciones.

Más de una historia empieza por “… y me pidió que le mostrara mi recibo de gas o luz.” Al momento, eso parecía ser una acción inofensiva. ¿Qué hay de malo en mostrar mi recibo de gas o luz? Lo malo es que te puede costar tus ahorros bancarios, tu servicio de gas o luz, tu casa, una amistad o arruinar tu crédito. Pero, muchos desconocen las consecuencias de esa acción hasta que ya es demasiado tarde.

He llegado a la conclusión de que lo que realmente hace que alguien tome la decisión de cambiarse a una compañía alterna de gas o electricidad no es simplemente la táctica de mercadeo o poder de convencimiento, sino la mentalidad del consumidor. En mi experiencia, el 99% de las personas que se cambian a otra compañía se rigen por esta manera de pensar: confiar, actuar y después averiguar.

Ejemplo. ¡Amor vamos a ahorrar mucho dinero!
Aparece una persona muy amable a tu puerta. Dudas al principio, pero se ve honesta, es amable, habla español y quiere ayudar a los latinos.

Strike #1 Lo que no sabías es que está buscando ganarse tu confianza. Puede usar el hecho de que es hispano, que habla tu idioma, es una paisana. En fin, la idea es de identificarse contigo para que no dudes en su palabra. Ahora procede a entrar a tu casa pidiéndote que le muestres la factura de gas o electricidad. En tu mente piensas, el amigo quiere mi factura. ¿Por qué no? No implica nada.

Strike #2 Ahora esta persona tiene tus datos y vaya a saber Dios que hará con esa información. Bueno, en el peor de los casos solo podrá abrir una o varias cuentas a tu nombre, sin tu permiso, claro. También podrá cambiarte de compañía sin tu consentimiento para ganar más comisión. Esto en el peor de los casos, en el mejor de los casos solo te dice que estás pagando mucho dinero, pero “no pande el cunico”, El Chapulín resolverá tus problemas. Si firmas este papel vas a pagar menos. Así de simple. Tú dices, órale que fácil. Una firma, eso lo puedo hacer sin problema.

Strike #3 ¡Ponchado! ¿Qué papel estás firmando? ¿El que dice que tu nueva tarifa es 4 veces más de la que estabas pagando con ComEd o tu compañía de gas? ¿O es el papel que dice que la tarifa de bajo costo es sólo por el primer mes y que luego sube al doble de lo que estabas pagando antes? Espera, ¿es el papel que dice “contrato” y si cancelas antes de tiempo vas a tener que pagar $200?

¡Qué maravilla! Gas y electricidad gratis, dice mi compadre Rodalberno.
Un cliente me cuenta. Fui a una reunión que me invitó el compadre. La verdad es que no quería ir pero me animé y qué bueno que fui porque encontré una manera de ganar dinero y hasta me saldría el gas o electricidad gratis. Les dije a mis hermanos para que también participen. ¿Sabes algo de esta compañía, la conoces? Más de uno me ha hecho este tipo de preguntas, PERO lo hacen después de haber firmado el contrato y de haber involucrado a toda su familia y amistades.

Es hora de cambiar la mentalidad y ser un consumidor astuto.
Es tiempo de desconfiar, averiguar y comprobar. Errar es cuestión de humanos. Pero si vas a tomar una decisión debes estar preparado para aceptar las consecuencias de tus acciones. ¿A qué precio quieres aprender la lección?

Post a comment